jueves, 10 de diciembre de 2009

Toulouse-Avinyó


El tráfago de personas no dejaba hueco al silencio. "¿Ha bajado ya Monique?", "¿dónde están las chicas nuevas?" gritaba la señora d'Aguillon a través de una cortina. La noche se estaba haciendo larga, pero aún no había terminado, eso lo sabían todas y cada una de las chicas que se veían en Maxim's día tras día. Quien más, quien menos, ya se habían hecho hace tiempo a la idea de que aquello no cambiaría nunca. ¿La suerte? Ella no solía entrar en estos lugares.

No hay comentarios: