jueves, 18 de marzo de 2010

Anathema-Alternative 4


Anathema es un grupo que, al igual que otros con los que compartieron hermandad bajo el sello Peaceville como Katatonia o Paradise Lost, tiene una legión de seguidores que se divide en dos grupos prácticamente irreconciliables: los seguidores de la primera etapa y los seguidores de la segunda. Ya con el disco anterior de 1996, Eternity, los británicos habían dado un paso de la banda orientada al doom/death, con temas de largo minutaje y guturales que nos dejó joyas como The silent enigma, a otra más enfocada al rock de tintes depresivos, con voces limpias en exclusiva y canciones cortadas bajo el patrón estrofa-puente-estribillo. Como se puede observar, el cambio es radical. Sin embargo, si algo ha quedado, y esto es algo que si se tocara marcharía contra la filosofía del grupo, ha sido el halo de dolor y desesperación que los hermanos Cavanagh y Duncan Patterson supieron imprimir una vez más en las canciones de este disco. Tal vez hayan pasado del sonido de los primeros Paradise Lost y My Dying Bride a estar claramente influenciados por Pink Floyd (no en vano, la edición en digipack incluye como extras cuatro canciones, tres de las cuales son del citado grupo), pero la voz de Vincent Cavanagh nos continúa hablando de miseria, sentimientos quebrantados y, en definitiva, de las dificultades que la vida presenta día a día a la altura del corazón. A lo largo de los diez temas que componen el disco, con una música a la que es imposible sacarle una pega, tan sutil y tan expresiva, sin nada que añadir y nada que quitar a ella, los de Liverpool nos llevan de la mano por parajes tan emotivos como cercanos nos son en el tiempo y en el espacio. Elegir una canción del disco sería inútil a la par que injusto por lo que simplemente concluiré con la introducción del disco, Shroud of false:

We are just a moment in time
A blink of an eye
A dream for the blind
Visions from a dying brain
I hope you don't understand

No hay comentarios: