viernes, 19 de marzo de 2010

Sam & Max are back! (again!)


Pues sí, gracias a mi página de cabecera en cuanto a aventuras gráficas se refiere, www.aventuraycia.com, he tenido la oportunidad de enterarme de que la salida de la nueva temporada, The Devil's Playhouse, es ya inminente. A partir del 15 de abril, tendremos en nuestras pantallas el nuevo episodio del perro con voz de profeta y el conejo psicópata (aunque altamente adorable) que llevará por nombre The Penal Zone. En el tráiler recientemente lanzado por TellTale, se puede ver el cariz que tomarán las aventuras de Sam y Max. Con una estética basada en la serie En los límites de la realidad (Twilight Zone en el original), Steve Purcell y compañía nos instan esta vez a sumergirnos en un cóctel de ciencia-ficción, parapsicología y suspense aderezado, claro está, con el cáustico humor que caracteriza a estos detectives y el mundo que les rodea. En esta ocasión, la trama gira alrededor de un grupo de villanos liderados por Skunkape, un simio gigante (aquí las cosas funcionan así), ante el que tendrán que hacer frente los protagonistas ayudados por un cerebro conservado en un tarro y los super-poderes que adquirirá nuestro nervioso conejo, a saber, cambio de forma, tele-transporte, telepatía y clarividencia. La idea no podría haber sido mejor y la veremos desarrollada con cuatro capítulos más cuyos sencillos títulos ya nos indican el humor de esta gente (como ya han hecho con anterioridad, por otra parte): The Tomb of Sammun-Mak, They Stole Max's Brain!, Beyond the Alley of the Dolls y The City That Dares Not Sleep.

Descendiendo a los aspectos técnicos, el motor gráfico ha sido remodelado una vez más por lo que ahora ofrece mejoras en cuanto a iluminación en tiempo real, mayor calidad en los modelos, detalles... así que pondrá a prueba a aquellos que tenemos ordenadores con más de un par de años. En cuanto a la jugabilidad, un punto que siempre ha suscitado controversias entre los aficionados al género ha sido el del sistema de control que tendrá el videojuego. Es sabido que, en el mundo de las aventuras gráficas, hay jugadores que son reacios al control directo, tal vez debido a que entienden por ello una merma en la calidad de las mismas debido a la pérdida de esa vínculo con las viejas glorias que es el point'n'click. ¿Manifestación atávica de miedo al cambio en el mundo del ordenador? ¿Temor ante el empuje de PS3, XBOX y demás siglas? El caso es que, para desgracia de algunos, en Sam&Max:
The Devil's Playhouse contaremos con el control directo ya visto en Tales of Monkey Island debido a la facilidad que implica a la hora de su portabilidad a las videoconsolas. Por otra parte, y como se puede apreciar en algunas capturas, el sistema de conversación también ha variado sustituyendo las frases por palabras que dan una idea sobre el tema a tratar. ¿Cuál es el resultado de ello? Es algo ante lo que, lógicamente, debemos esperar a la salida del juego para dar una respuesta segura.


TellTale demuestra una vez más su confianza en el denostado género de las aventuras gráficas haciendo valer su experiencia y volcando en el juego lo que otras compañías de este mismo círculo se empeñan en obviar: argumento, ritmo, puzzles con un nivel ajustadísimo de la dificultad, carisma de los personajes... En otras palabras, nos recuerdan que lo que hay que captar de principios de los 90 no son los gráficos en 2D, o el point'n'click (yo soy partidario de él, pero acepto tranquilamente el control directo si está bien implementado), ni el humor blanco desprovisto de toda la profundidad del contexto (que alguien le diga a Bill Tiller que "Yo soy cola, tu pegamento"+piratas no es lo que levantó la grandeza del Monkey Island); sino el saber hacer y el deseo de hacer pasar al jugador un buen rato sin tener que tomarle por imbécil. Y en esto, TellTale se nos aparece, desgraciadamente, casi como una rara avis.



Más información:


http://www.aventuraycia.com/v3/ver_noticia.php?id=1197&pagina=2&orden=asc


http://www.telltalegames.com/samandmax/thedevilsplayhouse


http://www.adventuregamers.com/article/id,1137

No hay comentarios: