miércoles, 19 de enero de 2011

Broches: Mandrágora

Mandrágora
disponible

En medio del laberinto urbano de viandantes, coches y asfalto, Mandrágora se deja caer con asiduidad por el retiro que vio por primera vez con 7 años. Refugio del recuerdo y de las prisas, el pequeño parque por el que corría riendo mientras su madre la miraba le devuelve algo de tranquilidad en medio de tanto caos.

No hay comentarios: